Connect with us

Civilizacion

La producción energética no es ni renovable, ni sustentable (por Steven Smith)

Lago Baotou, China, Mongolia. Un lago artificial tóxico donde las fabricas de tratamiento de tierras raras (necesarias en la producción de eolicas, paneles solares etc.) desechan diariamente toneladas de lodos/restos envenenados.

Ste­ven Smith fue pro­fe­sor de bio­logía por la Uni­ver­si­dad de Aus­tra­lia Occi­den­tal, desde el 2015 imparte en la Uni­ver­si­dad de Tas­ma­nia  (Aus­tra­lia), así como en la Aca­de­mia Chi­na de Ciencias […]


Aumen­ta la pre­sión para redu­cir las emi­siones de gas a efec­to inver­na­de­ro, con el propó­si­to de ralen­ti­zar el cam­bio climá­ti­co. La alter­na­ti­va que muchos sugie­ren es la de aban­do­nar los com­bus­tibles fósiles y optar por las energías solar, eóli­ca, mareo-motriz y geo­tér­mi­ca. Tales fuentes de energías alter­na­ti­vas son a menu­do des­cri­tas como « reno­vables » o « sus­ten­tables ». Esta ter­mi­no­logía impli­ca, para la mayoría de la gente, que dichas alter­na­ti­vas pue­den respon­der a nues­tra deman­da ener­gé­ti­ca per­pe­tua­mente y sin conta­mi­nar el medioam­biente. Esta es una equi­vo­ca­ción que conl­le­va a graves errores en la toma de deci­siones políticas.

La energía gene­ra­da para uso huma­no no puede ser « verde », « lim­pia », « reno­vable » o « sus­ten­table ». Todas estas pala­bras hacen parte del voca­bu­la­rio del « green­wa­shing » (lava­do verde) o « sugar-coa­ting » (edul­co­ra­do) usa­do en bene­fi­cio cor­po­ra­ti­vo o de inter­eses polí­ti­cos, o sim­ple­mente en razón de una mala com­pren­sión. Esas pala­bras no tie­nen fun­da­men­to en el rigu­ro­so len­guaje o pen­sa­mien­to científico.

« Quie­ro que pases a la energía solar »

Sim­pli­fi­can­do, la Tier­ra puede ser consi­de­ra­da, en tér­mi­nos ener­gé­ti­cos, como un sis­te­ma ter­mo­diná­mi­co simple, pero un sis­te­ma cer­ra­do concer­nien­do la mate­ria. El sol conti­nua irra­dian­do energía a la Tier­ra y la energía es devuel­ta al espa­cio, en más o menos la mis­ma pro­por­ción. A muy lar­go pla­zo (algu­nos mil­lones de años), hay un incre­men­to pro­gre­si­vo de la entropía y una pér­di­da neta en energía de la Tier­ra hacia el res­to del uni­ver­so, pero este pro­ce­so natu­ral no es signi­fi­ca­ti­vo a esca­la de vida humana.

Sin embar­go, cada vez más el ser huma­no desea conver­tir la radia­ción solar en dife­rentes for­mas de energía, como la elec­tri­ci­dad o el com­bus­tible, que pue­den cum­plir tra­ba­jos. Tal cosa solo puede ser logra­da por medio de la crea­ción de apa­ra­tos o máqui­nas para conver­tir una for­ma de energía en otra y los recur­sos nece­sa­rios para esos apa­ra­tos pro­vie­nen de la cor­te­za ter­restre. Esos dis­po­si­ti­vos tie­nen una dura­ción de vida limi­ta­da y depen­den de aún más infrae­struc­tu­ra (trans­portes, ciu­dades, fábri­cas, uni­ver­si­dades, policía, etc.) para su man­te­ni­mien­to y fun­cio­na­mien­to, que tam­bién a su vez tiene una dura­ción de vida limi­ta­da. Se requiere de la extrac­ción mine­ra, la refi­na­ción y el pro­ce­so de manufactura.

La can­ti­dad de energía solar cap­ta­da por estos dis­po­si­ti­vos jamás será sufi­ciente para res­tau­rar la Tier­ra y devol­ver­la a su condi­ción ori­gi­nal. Esto es deter­mi­na­do por la segun­da ley de la ter­mo­diná­mi­ca. O sea que el pro­ce­so de minería, construc­ción y manu­fac­tu­ra, para la conver­sión y el uso de energía, degra­dan y ago­tan inexo­ra­ble­mente los recur­sos mine­rales de la Tier­ra. Es irre­ver­sible e insus­ten­table. No hay dife­ren­cia, ya sea que se trate de la energía solar, eóli­ca, hidráu­li­ca, del carbón, de los bio-car­bu­rantes, nuclear o geo­tér­mi­ca. Nin­gu­na es sus­ten­table de acuer­do con las leyes de la física.
La segun­da ley de la ter­mo­diná­mi­ca tam­bién nos dice que no pode­mos reci­clar com­ple­ta­mente los recur­sos que han sido extra­í­dos de la Tier­ra y que han sido refi­na­dos para su uso (como el metal, el helio o los fos­fa­tos fer­ti­li­zantes). Cuan­to más aumen­ta­mos el por­cen­taje que tra­ta­mos de reci­clar, más se incre­men­ta de for­ma des­pro­por­cio­na­da el cos­to ener­gé­ti­co. Por lo tan­to, ya sea que los recur­sos que que­re­mos uti­li­zar per­ma­nez­can en el sub­sue­lo o en cir­cu­la­ción sobre la super­fi­cie, la indus­tria huma­na ago­tará y per­derá inevi­ta­ble­mente esos recursos.

Agbog­blo­shie — Gha­na, es un ver­te­de­ro para cha­tar­ra elec­tró­ni­ca « reci­clable » pro­ce­dente de Euro­pa y Nor­tea­mé­ri­ca, consi­de­ra­do el mayor del mundo.

Cuan­tos más seres huma­nos hay en el pla­ne­ta más se consume energía y más exten­si­va es la degra­da­ción de sus recur­sos. La huma­ni­dad [ndt : las socie­dades indus­tria­li­za­das, pre­ci­san­do] es como una gigan­tes­ca máqui­na orgá­ni­ca que usa la energía para extra­er y ago­tar los mine­rales. Cuan­ta más energía intro­du­ci­mos en el sis­te­ma, más rápi­da es la degra­da­ción. Si tuvie­ra lugar la energía por fusión nuclear, esta sería par­ti­cu­lar­mente efi­ciente en la degra­da­ción de los recur­sos y del medioam­biente (el efec­to de tal tec­no­logía sería la conver­sión de las reser­vas de litio en helio que esca­paría de la atmós­fe­ra ter­restre y se per­dería para siempre).

La pro­duc­ción ener­gé­ti­ca para uso huma­no es tan insus­ten­table y no-reno­vable como la minería. Por lo tan­to el hablar de « energía reno­vable » o « energía sus­ten­table » es un oxí­mo­ron, como lo es la « minería sus­ten­table » o « el desar­rol­lo sus­ten­table ». Mien­tras más energía usa­mos, menos sus­ten­table es la huma­ni­dad. Mien­tras más rápi­do se per­cate de esto la gente, más rápi­do podre­mos diri­gir­nos hacia un pro­ce­so de dis­mi­nu­ción en el consu­mo de energía, en lugar de afer­rarse a las qui­me­ras de las fuentes de energía alter­na­ti­va que per­pe­tran lo insustentable.

En futu­ros artí­cu­los mos­tra­ré que el límite de los recur­sos es cues­tión de déca­das, no de siglos y que la lucha por estos incre­men­tará la deman­da por los com­bus­tibles fósiles.

Steven Smith


Para ir a la fuente ori­gi­nal hacer click aquí.

Tra­duc­ción : San­tia­go Per­ales Meraz

DESARROLLO SUSTENTABLE FAUX

 

Print Friendly, PDF & Email
Newsletter Signup

4 Comments

4 Comments

  1. Angel Irabien

    10 avril 2016 at 12 h 04 min

    Aproxi­ma­da­mente solo un 50% de la ener­gia final consu­mi­da se apro­ve­cha de la ener­gia pri­ma­ria que se deman­da La efi­cien­cia tec­no­lo­gi­ca jue­ga un papel clave en la sostenibilidad

  2. Pingback: Hoy el plástico contamina cada rincón del planeta (por Robin Mckie) – Le Partage

  3. Dubitador

    12 janvier 2018 at 10 h 59 min

    La efi­cien­cia tec­no­lo­gi­ca jue­ga un papel clave en la para­do­ja de Jevons. En un sis­te­ma Jevons, o sea capi­ta­lis­ta, lo que ahorres, lo que dejes de consu­mir, minar o pes­car, otro lo tomará.

    « El cam­bio a la ilu­mi­na­ción LED exte­rior ha sido com­ple­ta­mente contraproducente »
    https://gizmodo.com/the-switch-to-outdoor-led-lighting-has-completely-backf-1820652615

  4. Hertz

    12 janvier 2018 at 14 h 12 min

    No estoy de acuer­do con las afirmaciones.

    El orden de la mate­ria está domi­na­do por la energía. Si la Tier­ra fun­cio­na en un ciclo abier­to con el sol, el orden de la mate­ria puede ser cre­ciente en lugar de decre­ciente a cos­ta de ese flu­jo de energía solar.

    Eso es per­fec­ta­mente com­pa­tible con la termodinámica.
    ¿Y qué signi­fi­ca eso ? Que no es cier­to que la mate­ria tien­da al desor­den por usar­la por el ser humano.

    Se puede argu­men­tar que no nos esta­mos fijan­do en cómo hace­mos las cosas y que actual­mente vivi­mos en un sis­te­ma disi­pa­ti­vo y que eso debe cam­biar pero no pode­mos hacer­lo sobre una base teórica.

Leave a Reply

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Attach images - Only PNG, JPG, JPEG and GIF are supported.

Articles les plus consultés

Newsletter Signup

Copyright © 2018 Jawn Theme. Theme by MVP Themes, powered by WordPress.

Newsletter Signup