Artí­culo redac­tado por Derrick Jensen, el 4 de Marzo del 2015, inicial­mente publi­cado en Ingles en el sitio The Ecolo­gist.

Derrick Jensen (nacido el 19 de diciembre de 1960) es un escri­tor y acti­vista ecolo­gista esta­dou­ni­dense. Ha publi­cado varios libros muy críti­cos respecto a la civi­li­za­ción y sus valores cultu­rales, entre los que encon­tra­mos The Culture of Make Believe (2002), Endgame Vol1&2 (2006) y A Language Older Than Words (2000).

Para más infor­ma­ción sobre Derrick Jensen, ver su exce­lente docu­men­tal titu­lado  END:CIV con subtí­tu­los en español entre otros idio­mas.


 

Afron­tar el indus­tria­lismo ; ¡si no puedes limpiar, no lo hagas! (Derrick Jensen)

 

Algu­nas de las más  impor­tantes cues­tiones a las cuales nos enfren­ta­mos son: ¿Qué hacer con los dese­chos indus­triales de esta cultura, con los gases de efecto inver­na­dero, los pesti­ci­das  o los restos de plás­ti­cos en los océa­nos?

¿Los capi­ta­lis­tas pueden limpiar la destruc­ción  que crean? O ¿El sistema indus­trial en su conjunto está más allá  de toda  posi­bi­li­dad de refor­marse? Las respues­tas se escla­re­cen tras una pequeña contex­tua­li­za­ción.

Comen­ce­mos por dos adivi­nan­zas, que no son del todo gracio­sas.

  1. ¿Qué se obtiene mediante la mezcla del viejo hábito de la droga con  un tempe­ra­mento fuerte y un arma? Respuesta : Dos senten­cias de por vida por asesi­nato y la libe­ra­ción en el mejor de los casos para el 2026.
  2. ¿Qué se obtiene mezclando dos Esta­dos-nación, una gran corpo­ra­ción, 40 tone­la­das de veneno y al menos 8000 seres huma­nos muer­tos? Respuesta: Una jubi­la­ción, con un sala­rio completo y bene­fi­cios (Warren Ander­son, Direc­tor Gene­ral de la Union Carbide, respon­sable de la masacre en masa en Bhopal).
Warren Anderson ...
Warren Ander­son …

El obje­tivo de estas adivi­nan­zas  es única­mente  el de expli­car que cuando se trata de asesi­na­tos y otras tantas atro­ci­dades, las reglas que se apli­can son dife­rentes para los pobres y para los ricos. Y no es sola­mente que “la produc­ción econó­mica” sea un pase de  salida-de-prisión-gratuita a  cualquier atro­ci­dad come­tida por los “produc­tores”, sino que se trata de geno­ci­dio, de femi­ni­ci­dio, de ecoci­dio, de escla­vi­tud, de asesi­nato en masa, de enve­ne­na­miento masivo, etc.

¿NOSOTROS NOS PREOCUPAMOS POR TODO ESTO? LO QUE SI SABEMOS ES QUE ELLOS NO…

El obje­tivo es remar­car el hecho que ésta cultura no se inter­esa parti­cu­lar­mente en la repa­ra­ción de sus saqueos. Clara­mente no, ya que de ser así, pararía de hacer­los. No permi­tiría salir airo­sos e impunes a los que están en el origen del ésos saqueos. Y cier­ta­mente no les recom­pen­saría social­mente por ello.

Es quizás, o no, el momento de mencio­nar que ésta cultura ha creado por ejem­plo, 14 cuatrillones de dosis letales (si, cuatrillones) de Pluto­nio 239, cuya prome­dio de vida es de más de 24 000 años, lo que signi­fica que en apenas 100.000 años este número habrá dismi­nuido y sólo quedarán 3.5 mil billones  de dosis letales: ¡¡Yupi!!

Y se les recom­pensa social­mente. Hubiera podido utili­zar una mutli­tud de otros ejem­plos como el de Warren Ander­son, que no hace mucho todavía jugaba al golf, cuando tendría que haber sido colgado (fue conde­nado a muerte in absen­tia, pero los Esta­dos Unidos se nega­ron a extra­di­tarlo)

Tene­mos a Tony Hayward, que super­visó el desastre del Golfo de México por parte de BP y que fue  “casti­gado” con una indem­ni­za­ción de entrada, de 30 millones de dólares. Y aún podría­mos agre­gar dos adivi­nan­zas más, que final­mente son lo mismo:

  1. ¿Cómo se le llama a alguien que pone veneno en el metro de Tokyo? Respuesta: Un terro­rista.
  2. ¿Cómo se le llama a alguien que pone veneno (cianuro) en los mantos freá­ti­cos? Respuesta: Un capi­ta­lista, direc­tor gene­ral de una corpo­ra­ción de extrac­ción aurí­fera.

Podría­mos hablar de los frackers (NdT: “persona” u “orga­ni­za­ción que emplea el ‘Fra­cking’ o ‘Frac­tura Hidráu­li­ca’”), que toman ganan­cias mien­tras enve­ne­nan el agua subterrá­nea. Podría­mos mencio­nar cualquier persona rela­cio­nada de alguna manera con Monsanto. Usted podría añadir más ejem­plos suyos. Podría decir que “hay que esco­ger bien su veneno”, pero este no es el caso. Los vene­nos son elegi­dos para noso­tros por los enve­ne­na­dores.

Una de las imágenes mas chocantes de la tragedia de Bhopal… que tuvo lugar en la noche del 3 de diciembre de 1984. Causada por la consecuente explosion de una fabrica de una filial de la firma estadounidense Union Carbide que producía pesticidas y que despidió 40 toneladas de ácidos tóxicos entre ellos principalmente el ácido cianhídrico que formaron una densa nube toxica que recorrió a ras de suelo toda la ciudad...
Una de las imágenes mas chocantes de la trage­dia de Bhopal… que tuvo lugar en la noche del 3 de diciembre de 1984. Causada por la conse­cuente explo­sion de una fabrica de una filial de la firma esta­dou­ni­dense Union Carbide que producía pesti­ci­das y que despi­dió 40 tone­la­das de ácidos tóxi­cos entre ellos prin­ci­pal­mente el ácido cianhí­drico que forma­ron una densa nube toxica que recor­rió a ras de suelo toda la ciudad…

 

LA CAPACIDAD DE LA CIVILIZACIÓN DE DOMINAR NUESTRO SENTIDO COMÚN

No dejo de pensar en una de las decla­ra­ciones más profun­da­mente sabias (y más a menudo igno­ra­das) que he leído jamás. Después de Bhopal, uno de los doctores que ayuda­ron a los sobre­vi­vientes, declaró que “las corpo­ra­ciones (y por añadi­dura, todas las orga­ni­za­ciones e indi­vi­duos) no deberían tener el dere­cho de crear un veneno para el cual no hay antí­doto”.

Nótese de paso, lejos de tener antí­do­tos, nueve de cada 10 produc­tos quími­cos utili­za­dos en los plagui­ci­das de los Esta­dos Unidos no se han probado comple­ta­mente en térmi­nos de su toxi­ci­dad humana.

¿No es esto algo que compren­de­mos a la edad de 3 años? ¿No es ésa una de las prime­ras lecciones que nos enseñan nues­tros padres? ¡No desor­denes nada que no puedas luego orde­nar!

Se trata de la moti­va­ción funda­dora de esta cultura. Pero claro, pode­mos utili­zar expre­siones refi­na­das para descri­bir el proceso de crea­ción del saqueo que no tene­mos la inten­ción de limpiar y en muchos casos ni siquiera tene­mos la capa­ci­dad de hacerlo.

Y entonces se crean frases como “el desar­rollo de los recur­sos natu­rales” o el “desar­rollo susten­table”  o  “el progreso técnico” (como la inven­ción y la produc­ción de plás­ti­cos y el ahoga­miento del mundo bajo los pertur­ba­dores endo­cri­nos, etc.) o “la extrac­ción” o “la agri­cul­tura”  o la “revo­lu­ción verde”“la alimen­ta­ción del creci­miento” o “la crea­ción de empleos” o “la construc­ción de impe­rios” o “el comer­cio globa­li­zado”.

Pero la reali­dad física siempre es más impor­tante que todas estas deno­mi­na­ciones o sus razo­na­mien­tos. Y la verdad es que esta cultura está basada desde su crea­ción hasta hoy, en la priva­ti­za­ción de los bene­fi­cios y la exter­na­li­za­ción de los costos. En otros térmi­nos,  sobre la explo­ta­ción del otro y un rastro de saqueos.

Caramba, se les llaman “socie­dades de respon­sa­bi­li­dad limi­tada” porque uno de sus prime­ros obje­ti­vos es el de limi­tar la respon­sa­bi­li­dad legal y finan­ciera de los que se llevan las ganan­cias de las acciones de las corpo­ra­ciones, por los daños que compor­tan sus acciones.

Viñeta de Stepha­nie Mcmil­lan.

INTERIORIZAR LA LOCURA

Esta no es una forma de diri­gir a una infan­cia, ni mucho menos la forma de gober­nar una cultura. Eso destruye el planeta. Una parte del problema, es que la mayoría de noso­tros esta­mos dementes, esta cultura nos ha llevado hasta ahí. No debería­mos olvi­dar nunca lo que RD Lain ha escrito sobre ésta locura:

“A fin de racio­na­li­zar nues­tro complejo indus­trial-mili­tar (y yo diría, este estilo de vida en su tota­li­dad, incluyendo las acciones de saqueo que no tene­mos la inten­ción ni la capa­ci­dad de limpiar), debe­mos destruir nues­tra capa­ci­dad para ver clara­mente lo que está justo delante y saber imagi­nar lo que está más allá de nues­tras narices. Mucho tiempo antes que una guerra termo­nu­clear se produzca, ya tendría­mos que haber previa­mente destruido nues­tra propia salud mental.”

“Empe­za­mos por los niños. Es impe­ra­tivo atra­parles a tiempo. Sin un rápido y minu­cioso lavado de cere­bro sus espí­ri­tus podrían ver a través nues­tros sucios arti­fi­cios. Los niños todavía no están dementes, pero noso­tros los habre­mos trans­for­mado en imbé­ciles como a noso­tros mismos, imbé­ciles de coefi­ciente inte­lec­tual elevado, si es posible.”

Todos hemos visto esto nume­ro­sas veces. Si usted le pregunta a cualquier niño razo­na­ble­mente inte­li­gente de siete años, como parar el calen­ta­miento global causado en gran medida por la combus­tión del petró­leo y del gas, la destruc­ción de los bosques, de las prade­ras y zonas húme­das, el respon­derá proba­ble­mente “¡paren de quemar el petró­leo y el gas, paren de destruir los bosques, las prade­ras y las zonas húme­das!”. Pero si se le pregunta a cualquier persona razo­na­ble­mente inte­li­gente de 35 años que trabaja para una gran corpo­ra­ción en el desar­rollo susten­table, se obten­drá proba­ble­mente una respuesta prime­ra­mente a favor de la indus­tria que paga su sala­rio.

Una parte del proceso de lavado de cere­bro que nos trans­forma en imbé­ciles, consiste en hacer que nos iden­ti­fique­mos -y preo­cu­pe­mos – más ínti­ma­mente con el destino de esta cultura en vez del mundo físico real. Se nos enseña que la economía es el “mundo real”, y que el mundo real simple­mente es sólo un lugar para saquear y donde pode­mos verter nues­tras exter­na­li­dades.

¿LA NATURALEZA DEBE ADAPTARSE A NOSOTROS? ¿O NOSOTROS A LA NATURALEZA?

La mayoría de noso­tros inter­io­ri­za­mos Esta lección tan inte­gral­mente que se nos vuelve comple­ta­mente clara y trans­pa­rente. La mayor parte de los ecolo­gis­tas lo inter­io­ri­zan. ¿Qué tienen en común la mayoría de las solu­ciones mains­tream (“conven­cio­nales” o “de la corriente domi­nante”) contra el calen­ta­miento global? Todas consi­de­ran la indus­tria­li­za­ción  como un hecho inmu­table y que el mundo natu­ral se ha de ajus­tar a esta indus­tria­li­za­ción.

Todos consi­de­ran al impe­rio como un hecho inmu­table. Todas consi­de­ran la sobreex­plo­ta­ción como un hecho inmu­table. Todo esto es lite­ral­mente una locura, en el sentido de estar fuera de contacto con la reali­dad física. El mundo real debe ser siempre más impor­tante que nues­tro sistema social, en parte porque sin el mundo real no se puede tener ningún  sistema social cualquiera que fuere. Es vergon­zoso tener que escri­bir esto.

Upton Sinclair es cono­cido por haber dicho que es difí­cil hacer enten­der algo a alguien, cuando su trabajo depende del hecho de que no lo entienda.

Yo agre­garía que es difí­cil de expli­car algo a alguien cuando los bene­fi­cios que alma­cena, a través de su modo de vida extrac­ti­vista y destruc­tivo, depen­den de ello. Así que de repente nos conver­ti­mos en estú­pi­dos en lo que concierne a los dese­chos produ­ci­dos por ésta cultura.

Cuando la gente pregunta ¿Cómo pode­mos parar de conta­mi­nar los océa­nos con plás­tico?, no pregun­tan real­mente “¿Cómo parar de conta­mi­nar los océa­nos con plás­tico?”, pregun­tan “¿Cómo cesar de conta­mi­nar los océa­nos con plás­tico resguar­dando nues­tro modo de vida?”

Y cuando la gente pregunta ¿Cómo dete­ner el calen­ta­miento global?, está pregun­tando en reali­dad,  “¿Cómo dete­ner el calen­ta­miento global sin nece­si­dad de cambiar el actual nivel de consumo de energía?”.

Cuando pregun­tan de ¿Cómo hacer para tener  mantos freá­ti­cos limpios?, en reali­dad pregun­tan “¿Cómo tener agua subterrá­nea limpia y conti­nuar usando y espar­ciendo por todo el medio ambiente miles de sustan­cias quími­cas, útiles pero tóxi­cas ,que termi­nan en las aguas subterrá­neas?”.

La respuesta a todo esto: es impo­sible.

 

Es organico trad

 

EN PRIMER LUGAR DEBEMOS RECUPERAR NUESTRA CORDURA. DESPUÉS HAY QUE ACTUAR.  

Mien­tras estaba escri­biendo este ensayo sobre el saqueo causado por esta cultura, había una imagen alegó­rica que no podía sacarme de la cabeza. Una media docena de técni­cos médi­cos de urgen­cias que están apli­cando un vendaje a una persona que había sido agre­dida por un psicó­pata con un cuchillo.

El perso­nal médico trata deses­pe­ra­da­mente de parar la hemor­ra­gia de la persona. Todo pasa en un ambiente de presión y lleno de incer­ti­dumbre, ¿Podrán parar la hemor­ra­gia antes que la persona muera?

Pero aquí está el problema: mien­tras que el perso­nal médico aplica vendajes tan pronto como es posible, el psicó­pata sigue apuña­lando a la víctima. Y peor aún, el psicó­pata causa más lesiones de las que el perso­nal puede sanar. Y el psicó­pata está muy bien pagado por apuña­lar a la víctima, mien­tras que la mayoría del perso­nal que aplica estos vendajes lo hace en su tiempo libre.

Por otro lado, la salud econó­mica está basada en la canti­dad de sangre que pierde la víctima, como en ésta cultura, donde la produc­ción econó­mica se mide a través de la conver­sión de las tier­ras vivas en mate­rias primas, p. ej. Los bosques en culti­vos, las montañas vivas en carbón.

¿Cómo hacer que pare la hemor­ra­gia de la víctima? Cualquier niño lo compren­dería y cualquier persona sana que se preo­cu­para más por la salud de la víctima que por la salud de la economía basada en el desmem­bra­miento de la víctima lo compren­dería. La primera cosa que se debe hacer es impe­dir y parar las puña­la­das. Ningún vendaje será sufi­ciente contra un asalto que se prolonga o que se acelera.

¿Qué hay que hacer al respecto de la fabri­ca­ción de dese­chos indus­triales de ésta cultura? La primera etapa es parar de produ­cir. En efecto, la primera etapa es la de reco­brar nues­tra salud mental, es decir, tras­la­dar nues­tra leal­tad lejos de los psicó­pa­tas, y ponerla en direc­ción de las vícti­mas, en nues­tro caso, el planeta, nues­tra única casa.

Una vez que haya­mos hecho eso, el resto son sólo detalles. ¿Cómo los para­mos? Parán­do­los.

Derrick Jensen

 

 

 

Artí­cu­los rela­cio­na­dos:


Traduc­ción-Edición: Santiago Perales M.

 

 

Comments to: Afron­tar el indus­tria­lismo ; ¡si no puedes limpiar, no lo hagas! (Derrick Jensen)

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Attach images - Only PNG, JPG, JPEG and GIF are supported.