Nota del tra­duc­tor : El siguiente tex­to, escri­to por James Suz­man, fue ori­gi­nal­mente publi­ca­do en ingles por el sitio The Guar­dian, el 5 de diciembre del 2017. James Suz­man es un antropó­lo­go britá­ni­co que ha pasa­do tiem­po en Áfri­ca con dife­rentes tri­bus de caza­dores-reco­lec­tores. Su ulti­mo libro, inti­tu­la­do Affluence Without Abun­dance : The Disap­pea­ring World of the Bush­men (Afluen­cia sin abun­dan­cia : el mun­do en vías de desa­pa­ri­ción de los bos­qui­ma­nos), fue publi­ca­do en julio del 2017. Si bien este ofrece una pers­pec­ti­va rela­ti­va­mente inter­esante tan­to en su libro como en sus artí­cu­los, James Suz­man no pro­pone, o pro­pone de for­ma esca­sa, cri­ti­cas per­ti­nentes al capi­ta­lis­mo, a la civi­li­za­ción indus­trial, a la ava­lan­cha tec­noló­gi­ca, etc. ¿Esto quizás podría estar liga­do al hecho que haya tra­ba­ja­do para el conglo­me­ra­do de dia­mantes en Áfri­ca del Sur De Beers (res­pon­sable de varias extrac­ciones en des­me­dro de algu­nas pobla­ciones afri­ca­nas) ? Sea lo que fuere, aquí esta la tra­duc­ción de su sus­tan­cial tex­to :

***

El cam­bio pre­histó­ri­co hacia la agri­cul­tu­ra comenzó nues­tra preo­cu­pa­ción con la jerar­quía y el cre­ci­mien­to econó­mi­co – e inclu­so cam­bió la for­ma en como per­ci­bi­mos el paso del tiem­po.

Image associée
Pin­tu­ras rupestres de Tas­si­li de Maghi­det, Libia.

La mayoría de la gente consi­de­ra a la jerar­quía en las socie­dades huma­nas como algo ineluc­table, como parte natu­ral de quienes somos. Sin embar­go esta creen­cia contra­dice todo lo que sabe­mos sobre los 200.000 años de exis­ten­cia del Homo sapiens [recientes hal­laz­gos arqueoló­gi­cos en Yebel Irhoud, Mar­rue­cos, mues­tran que el Homo sapiens ya existía hace al menos 300.000 años, NdT].

En efec­to, nues­tros ances­tros han sido en su gran mayoría « feroz­mente equi­ta­ti­vos » , into­le­rantes a toda for­ma de ini­qui­dad. Mien­tras los caza­dores-reco­lec­tores acep­ta­ban que la gente tuvie­ra capa­ci­dades, habi­li­dades y cua­li­dades dife­rentes, recha­za­ban tajan­te­mente las ten­ta­ti­vas que apun­ta­ban a ins­ti­tu­cio­na­li­zar­los de for­ma jerár­qui­ca.

¿Qué fue lo que se pro­du­jo que causó un pro­fun­do cam­bio en la psi­quis huma­na ale­ján­do­la de la equi­dad ? ¿Qué fue lo que pro­pi­ció este aban­do­no de la equi­dad ? El balance en los estu­dios arqueoló­gi­cos, antro­poló­gi­cos y geno­mi­cos sugie­ren que la respues­ta yace en la revo­lu­ción agrí­co­la que comenzó aproxi­ma­da­mente hace 10.000 años.

La extra­or­di­na­ria pro­duc­ti­vi­dad de las téc­ni­cas agrí­co­las moder­nas disi­mu­la cuan pre­ca­ria era la vida para la mayoría de los agri­cul­tores desde el comien­zo de la revo­lu­ción neolí­ti­ca has­ta comien­zos de este siglo (para los  agri­cul­tores de sub­sis­ten­cia de los países más pobres del mun­do). Tan­to los caza­dores-reco­lec­tores como los pri­me­ros agri­cul­tores eran sus­cep­tibles de cono­cer cor­tas penu­rias ali­men­ta­rias y expe­ri­men­ta­ban oca­sio­nal­mente hambre – pero eran las comu­ni­dades agra­rias las que esta­ban más pro­pen­sas a sufrir seve­ras, recur­rentes y catas­tró­fi­cas ham­bru­nas.

Cazar y reco­lec­tar consti­tuía un esti­lo de vida a bajo ries­go. Los caza­dores reco­lec­tores Ju/’hoansi de Nami­bia  tra­di­cio­nal­mente se ali­men­ta­ban de 125 espe­cies dife­rentes de plan­tas comes­tibles, cada una de las cuales tenia su ciclo esta­cio­nal lige­ra­mente dife­rente, que varia­ba en fun­ción de las dife­rentes condi­ciones climá­ti­cas, y ocu­pan­do un nicho ecoló­gi­co espe­ci­fi­co. Cuan­do el cli­ma no era favo­rable para un gru­po de espe­cies, lo era pro­ba­ble­mente para otro, redu­cien­do consi­de­ra­ble­mente el ries­go de ham­bru­na.

Como resul­ta­do, los caza­dores-reco­lec­tores consi­de­ra­ban sus entor­nos como eter­na­mente pro­vi­sores, y solo tra­ba­ja­ban para satis­fa­cer sus nece­si­dades inme­dia­tas. Nun­ca bus­ca­ban crear exce­dentes ni sobre-explo­tar ningún recur­so clave. La confian­za en la sos­te­ni­bi­li­dad de sus entor­nos era inque­bran­table.

Los caza­dores-reco­lec­tores Ju/’hoansi han vivi­do en Afri­ca del Sur por cien­tos de miles de años (Foto­grafía : James Suz­man)

Al contra­rio, los agri­cul­tores del neolí­ti­co asu­mie­ron la com­ple­ta res­pon­sa­bi­li­dad de « hacer » de su entor­no un entor­no pro­vi­sor. Ellos dependían de un puña­do de plan­tas culti­vables alta­mente sen­sibles y de un puña­do de espe­cies ani­males de gana­do, lo que signi­fi­ca­ba que a la menor ano­malía esta­cio­nal, tal como una sequía o la enfer­me­dad del gana­do, podía cau­sar el caos.

Y de hecho, la expan­sión de la agri­cul­tu­ra a tra­vés del mun­do estu­vo mar­ca­da por catas­tró­fi­cos colap­sos sociales. La inves­ti­ga­ción geno­mi­ca en la his­to­ria de las pobla­ciones Euro­peas pone de mani­fies­to una serie de declives abrup­tos que coin­ci­den pri­me­ro con la expan­sión neolí­ti­ca tra­vés de Euro­pa aproxi­ma­da­mente hace 7.500 años, des­pués con su lle­ga­da a Euro­pa del Noroeste hace 6.000 años.

No obs­tante, cuan­do las estrel­las se ali­nea­ban – cuan­do el cli­ma era favo­rable, las enfer­me­dades eran mode­ra­das, se dis­ponía de un sue­lo con los nutrientes sufi­cientes – la agri­cul­tu­ra era mucho más pro­duc­ti­va que la caza y la reco­lec­ción. Esto per­mitía a las pobla­ciones agrí­co­las de cre­cer mucho más rápi­do que las comu­ni­dades de caza­dores-reco­lec­tores, y de man­te­ner las nece­si­dades de estas pobla­ciones en cre­ci­mien­to sobre super­fi­cies redu­ci­das.

Pero los prós­pe­ros agri­cul­tores del neolí­ti­co aun se encon­tra­ban ator­men­ta­dos por mie­dos, mie­dos a las sequías, a las pla­gas, las enfer­me­dades, las hela­das y a la ham­bru­na. Con el tiem­po, este pro­fun­do cam­bio en la for­ma en que las socie­dades veían a la caren­cia tam­bién indu­jo mie­dos a las reda­das, las guer­ras, los extra­n­je­ros – y even­tual­mente, a los impues­tos y a los tira­nos.

Los Ju/’hoansi de Nami­bia tra­di­cio­nal­mente se ali­men­ta­ban de 125 espe­cies dife­rentes de plan­tas comes­tibles. (Foto­grafía : James Suz­man)

No es que los pri­me­ros agri­cul­tores se sin­tie­ran impo­tentes. Si hacían bien las cosas, podían mini­mi­zar los ries­gos que ali­men­ta­ban a sus mie­dos. Esto impli­ca­ba agra­dar y com­pla­cer a dioses capri­cho­sos en sus vidas coti­dia­nas – pero por enci­ma de todo, esto colocó una impor­tan­cia espe­cial en el tra­ba­jo duro y en la crea­ción de exce­dentes.

Mien­tras que los caza­dores-reco­lec­tores se veían a sí mis­mos sim­ple­mente como parte de un entor­no intrín­se­ca­mente pro­duc­ti­vo (gene­ro­so), los agri­cul­tores mira­ban a su entor­no como algo a ser mani­pu­la­do, domes­ti­ca­do y contro­la­do. Pero, como cual­quier agri­cul­tor lo dirá, some­ter a un entor­no natu­ral requiere de mucho tra­ba­jo. La pro­duc­ti­vi­dad de una par­ce­la es direc­ta­mente pro­por­cio­nal a la can­ti­dad de energía imple­men­ta­da.

Este prin­ci­pio según el cual el tra­ba­jar duro consti­tuye una vir­tud, y su coro­la­rio, que la rique­za indi­vi­dual refle­ja el meri­to, es quizás el más obvio de los múl­tiples lega­dos sociales, econó­mi­cos y cultu­rales de la revo­lu­ción agrí­co­la.

De la agricultura a la guerra

La acep­ta­ción de la idea del lazo nece­sa­rio entre el tra­ba­jo duro y la pros­pe­ri­dad juga­ron un pro­fun­do papel en la restruc­tu­ra­ción del des­ti­no de la huma­ni­dad. En par­ti­cu­lar, la habi­li­dad tan­to de gene­rar como de contro­lar la dis­tri­bu­ción de exce­dentes, se convir­tió en la clave hacia el poder y la influen­cia. Esto sentó las bases de todas los ele­men­tos cen­trales de nues­tra eco­nomía contem­porá­nea, y cimentó nues­tra preo­cu­pa­ción res­pec­to al cre­ci­mien­to, la pro­duc­ti­vi­dad y el comer­cio.

Los exce­dentes constantes per­mi­tie­ron un gra­do mucho mayor en la dife­ren­cia­ción de roles en el seno de las socie­dades agrí­co­las, crean­do espa­cios para roles menos inme­dia­ta­mente pro­duc­ti­vos. Inicial­mente estos estu­vie­ron en rela­ción a la agri­cul­tu­ra (fabri­cantes de her­ra­mien­tas, construc­tores y car­ni­ce­ros), pero con el paso del tiem­po, nue­vos roles emer­gie­ron : sacer­dotes para rezar por llu­vias abun­dantes ; guer­re­ros para pro­te­ger a los agri­cul­tores de los ani­males sal­vajes y los rivales ; polí­ti­cos para trans­for­mar el poder econó­mi­co en capi­tal social.

Un reciente estu­dio que ana­li­za la ini­qui­dad en las pri­me­ras socie­dades del Neolí­ti­co confirmó lo que ya sabían los antro­po­logías del siglo 20, sobre la base de estu­dios com­pa­ra­ti­vos de las socie­dades agrí­co­las : que mien­tras más grandes son los exce­dentes pro­du­ci­dos por una socie­dad, más grandes son los niveles de ini­qui­dad en dicha socie­dad [la pro­duc­ción de exce­dente es pro­por­cio­nal a la ini­qui­dad, NdT]

Este nue­vo estu­dio tra­za las tal­las rela­ti­vas de las casas de las per­so­nas en 63 socie­dades neolí­ti­cas entre los años 9000 AEC (Antes de la Era Común) y 1500 EC (Era Común). En él se mues­tra la cla­ra cor­re­la­ción entre los niveles de ini­qui­dad mate­rial – en rela­ción a la tal­la de los hogares de las pobla­ciones en cada comu­ni­dad – y la uti­li­za­ción de los ani­males de car­ga, los cuales per­mitían a la gente de inver­tir una can­ti­dad mucho mayor de energía en sus cam­pos.

Por supues­to, inclu­so los más esfor­za­dos de los pri­me­ros agri­cul­tores del neolí­ti­co apren­die­ron, a su cos­to, que la mis­ma par­ce­la no podía seguir pro­du­cien­do cose­chas abun­dante año tras año. La misión de los agri­cul­tores de man­te­ner las nece­si­dades de pobla­ciones cada vez más grandes puso en mar­cha un ciclo de expan­sión geo­grá­fi­ca por medio de la conquis­ta y la guer­ra.

Los Ju/’huansis, que una vez dependían exclu­si­va­mente de la caza y la reco­lec­ción, se valen cada vez más de la agri­cul­tu­ra de sub­sis­ten­cia (Foto : James Suz­man)

Gra­cias a los estu­dios de las inter­ac­ciones obser­va­das entre los caza­dores-reco­lec­tores del siglo 20, tales como los Ju/’hoansi y sus veci­nos agri­cul­tores en Áfri­ca, India, las Amé­ri­cas y el Sudeste de Asia, aho­ra sabe­mos que la agri­cul­tu­ra se pro­pagó por Euro­pa a tra­vés de la agre­si­va expan­sión de las pobla­ciones agrí­co­las, en detri­men­to de las pobla­ciones esta­ble­ci­das de caza­dores-reco­lec­tores.

La revo­lu­ción agrí­co­la tam­bién trans­formó la for­ma de pen­sar de los huma­nos acer­ca del tiem­po. Las semillas son plan­ta­das en pri­ma­ve­ra para ser cose­cha­das en otoño ; los cam­pos son deja­dos sin culti­var para que pue­dan ser pro­duc­ti­vos al año siguiente. De esta for­ma, las socie­dades basa­das en la agri­cul­tu­ra crea­ron eco­nomías fun­da­das en la espe­ran­za y la aspi­ra­ción, en la que nos foca­li­za­mos inexo­ra­ble­mente en el futu­ro, y donde los fru­tos de nues­tro tra­ba­jo son diso­cia­dos (apla­za­dos) del tra­ba­jo en sí mis­mo y son dife­ri­dos [la caza y la reco­lec­ción son acti­vi­dades a « retor­no inme­dia­to », se caza, se reco­lec­ta y se puede comer inme­dia­ta­mente, la agri­cul­tu­ra, al contra­rio, es una acti­vi­dad a « retor­no dife­ri­do », NdT].

Pero no es solo nues­tro tra­ba­jo-empleo el que está orien­ta­do hacia el futu­ro : la mayor parte de la vida moder­na es una imbri­ca­ción de obje­ti­vos sociales y de expec­ta­ti­vas a menu­do impo­sibles que lo mode­lan todo, desde nues­tras vidas has­ta nues­tra salud. Los caza­dores-reco­lec­tores, en contraste, solo tra­ba­ja­ban para satis­fa­cer sus nece­si­dades inme­dia­tas ; no se man­tenían cau­ti­vos ni de futu­ras aspi­ra­ciones, ni pre­tendían a pri­vi­le­gios sobre la base de sus logros pasa­dos.

Enten­der como la revo­lu­ción agrí­co­la trans­formó a las socie­dades huma­nas fue una vez solo una cues­tión de curio­si­dad inte­lec­tual. Hoy, sin embar­go, esta cues­tión ha adop­ta­do un aspec­to más prac­ti­co y urgente. Muchos de los desafíos crea­dos por la revo­lu­ción agrí­co­la, tales como los pro­ble­mas de esca­sez, han sido resuel­tos en gran medi­da por la tec­no­logía [tem­po­ral­mente, a expen­sas del desastre ecoló­gi­co y social que cono­ce­mos, que es a todas luces alta­mente insos­te­nible e inviable, NdT] – no obs­tante nues­tra preo­cu­pa­ción res­pec­to al tra­ba­jo duro y el desen­fre­na­do cre­ci­mien­to econó­mi­co per­ma­nece intac­ta. Tal y como los eco­no­mis­tas ecó­lo­gos nos lo recuer­dan, esta obse­sión ame­na­za con cani­ba­li­zar nues­tro futu­ro — y el de muchas otras espe­cies.

Por eso, es impor­tante reco­no­cer que nues­tros actuales mode­los sociales y econó­mi­cos no son una ineluc­table conse­cuen­cia de la natu­ra­le­za huma­na, sino un pro­duc­to de nues­tra his­to­ria (reciente). Cono­cer esto podría libe­rar­nos, per­mi­tir­nos de ser más ima­gi­na­ti­vos en la for­ma en la que nos rela­cio­na­mos con  nues­tros entor­nos y con unos a otros. Habien­do pasa­do el 95% de la his­to­ria del Homo sapiens cazan­do y reco­lec­tan­do ; existe segu­ra­mente un poco [sic] de la psi­quis del caza­dor-reco­lec­tor en todos noso­tros.

 

James Suz­man


Tra­duc­ción-Edi­ción : San­tia­go Per­ales

Cola­bo­ra­ción en tra­duc­ción : Kas­san­dra M. Per­ales

 

 

  • Para ir más lejos :

https://partage-le.com/2016/08/el-unico-mundo-que-tenemos-por-paul-shepard/

 

Comments to: Cómo la agricultura neolítica sembró las semillas de la iniquidad moderna hace 10.000 años (por James Suzman)

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Attach images - Only PNG, JPG, JPEG and GIF are supported.